La luz de la mañana

La luz de la mañana se lleva las tinieblas que la noche ha dejado tras de sí. Y las ínfimas gotas de la lluvia caída aguardan como pequeños diamantes efímeros que serán lentamente devorados por el sol naciente.

@lidiacastro79

Creative Commons License

El blog de Lídia is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.

 

La luz del atardecer 

La luz del atardecer bañaba los sillares de la muralla dejándolos dorados. Esos muros que me protegían y a la vez me hacían prisionero… No creí que acabaría mis días en esta isla sin ver mundo. Siempre quise embarcar y surcar los mares a lomos de un navío. Pero mis deseos se han convertido en sueños. Sueños rotos por la realidad que me ha tocado vivir. El único consuelo que me queda es el gozo de observar todos los atardeceres desde mi posición privilegiada. Y es que ser un cañón de muralla me permite tener unas vistas únicas del horizonte. 
@lidiacastro79 

Licencia de Creative Commons

Mis historias y otros devaneos by Lídia Castro Navàs is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License

A mi Divinidad 

Dulce luz dorada la que desprende tu mirada.

Ilumina mi camino por senderos no siempre afables,

y me guía en el trayecto de la vida apresurada,

hasta alcanzar mis aprendizajes, nada fáciles.


Gracias a mi Divinidad,

por sus duras enseñanzas 

que me brindan la posibilidad,

de evolucionar en mis andanzas.


@lidiacastro79 


Licencia de Creative Commons


Mis historias y otros devaneos by Lídia Castro Navàs is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License

La perseida

Una estrella fugaz atravesó mi cielo dejando una brillante estela a su paso. Cerré los ojos con fuerza y pedí un deseo. El solo recuerdo de su intensidad todavía ilumina mis días más oscuros. Entonces, esperando mi deseo, me di cuenta de que ya se había cumplido. Esbocé una sonrisa: esa luz estaría siempre conmigo.

@lidiacastro79

¡Feliz lluvia de estrellas bloggers! 🌠🌠

Licencia de Creative Commons
Mis historias y otros devaneos by Lídia Castro Navàs is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License

Resurgir

Mi solitaria y anodina vida había tocado fondo.

En el transcurso del último año había perdido mi trabajo, que aunque fatigoso e insustancial, me ayudaba a pagar las facturas y a costearme mi dependencia al litio (cosa que me hacía más llevadera mi insignificante existencia). Hacía ya dos meses que no pagaba el alquiler de mi lúgubre apartamento y el casero me había advertido, no de forma muy civilizada, que un solo impago más y me quedaría en la calle. Así que había empezado a empaquetar mis pocas pertenencias en cajas de cartón, a la espera de ese fatídico día que no tardaría mucho en llegar.  

Mi padre, el único familiar con quien tenía contacto, había fallecido hacía un par de semanas a causa de una cirrosis crónica, que había acabado con él lenta y dolorosamente. No pudiendo costear el valor del entierro y demás, dada mi insolvencia, los servicios del hospital se habían hecho cargo de todo, pero no del modo que a mi me hubiera gustado. Solo me dejaron despedirme, mientras él reposaba en una camilla, cubierto hasta el cuello por una sábana azul, en un cuarto oscuro y frío. Había aceptado donar su cuerpo a la ciencia, a cambio de los gastos generados en su larga estancia allí. “Triste final”-pensé mientras firmaba los documentos. Su cara grisácea y arrugada, con un toque de rictus, me había hecho erizar todos los vellos del cuerpo, desde los pies hasta llegar a la nuca. Fue atroz quedarme con ese último recuerdo de mi padre. Aunque los recuerdos que tenía de cuando vivía tampoco eran muy alentadores: Ausente la mayor parte del tiempo durante mi infancia, había reaparecido cuando yo contaba con 9 años, borracho y enganchado a las tragaperras. Se dedicó a amargar la vida de mi madre y a sacarle todo el dinero que pudo, hasta que, poco después de su vuelta, ella decidió acabar con todo suicidándose en la bañera, mientras yo me encontraba en la habitación de al lado. Terrible trauma, el que me tocó vivir a tierna edad. Fue entonces cuando empecé a tomar litio y aún seguía conmigo, era lo más cercano a una relación duradera que había tenido nunca. Puesto que, aparte de algún escarceo que otro cuando era más joven, no podía hablar de ninguna relación seria en mi palmarés.

22225018694_009a508093_z

Justo ayer, cuando ya creía que no podía “perder” nada más, eché de menos a Lucas. Un gato negro callejero al que acogí cuando solo era un cachorro y que aparecía una vez al día remoloneando por mi ventana en busca de refugio y comida. Hacía ya dos días que no recordaba haberlo visto… “¡Hasta mi gato me ha abandonado!” -pensé amargamente.

No pude evitar sentirme como un mísero despojo humano. Entonces cogí mi diario. Era más bien una libreta vieja multiusos, donde apuntaba la lista de la compra y también algunos pensamientos, cosa que me había recomendado mi psicólogo hacía ya algún tiempo atrás. Aunque no había escrito en él desde hacía años, tuve la necesidad de poner por escrito lo que sentía en esos momentos… Empecé a escribir y no pude evitar darme cuenta que lo que escribía era como una despedida… Sí, sería mi nota de suicidio “¿Por qué no?”-pensé. No me quedaba nada por lo que luchar, así que…

Cuando terminé la nota (corta y no muy agradable), cogí una de mis maquinillas de afeitar desechables y la desmonté con la intención de hacerme con una de las cuchillas. Con la fría hoja entre los dedos temblorosos, situé el filo cortante sobre mi piel, justo en la parte en que la mano se une al brazo. Llevé la cabeza hacia atrás, cerré los ojos (no quería ver la sangre) e inspiré hondo por última vez, al tiempo que presioné con toda la fuerza que pude contra mi muñeca… Y cuando esperaba sentir el dolor de la incisión y la cálida y pegajosa sangre borboteando a través de ella… nada pasó. Baje la cabeza con miedo y de reojo miré hacia mi muñeca. Estaba inalterable. No entendía qué había podido suceder. Yo había presionado con todas mis fuerzas. Entonces volví a intentarlo, pero con la vista puesta en lo que hacía y, con los ojos abiertos cual dibujo animado sorprendido, fui consciente de que mi piel era impenetrable.

¿Cómo era eso posible? Entonces, atónito, sentado en el suelo de madera desgastada de mi salón, empecé a hacer memoria de las veces que me había cortado, hecho un rasguño o simplemente dañado cuando era niño… Fui incapaz de recordar ninguna de esas cosas. Solo pude ver entre mis recuerdos, que un día mi madre me había colocado una tirita en la rodilla después de caer viniendo del colegio, pero ni siquiera recuerdo la sangre, ni el dolor… solo la vergüenza por haber caído enfrente de algunos de mis compañeros.

Con la vista puesta en la nada, una tímida sonrisa apareció en mi apagado rostro. ¡Esto lo cambiaba todo! Y por fin pude comprender unas palabras que leí en la nota de suicidio de mi madre donde me decía: “Siento dejarte solo. Cuando estés preparado, sal ahí fuera y lucha contra la oscuridad (…)”. Aunque no me había separado nunca de esa nota, nunca le hice el menor caso, pues pensé que eran las últimas palabras de alguien que se sentía agonizar en vida. Siempre la llevaba bien doblada en mi cartera, a pesar de que mi psicólogo me había dicho, en repetidas ocasiones, que me deshiciera de ella, para poder pasar página. Lo cierto es que me la aprendí de memoria mucho antes de que él me insistiera en destruirla, pero la llevaba conmigo a modo de amuleto.

¿Era eso posible? ¿Era mi misión en la vida aportar luz a la oscuridad? ¿Tenía un don que me permitiría luchar contra el mal y ayudar a hacer del mundo un lugar mejor? ¡Tendría que comprobarlo!

Y justo cuando todos esos pensamientos desbordaban mi mente, alguien tocó en mi puerta, a la vez que pasaba una carta por debajo de la misma. Me acerqué a buscar lo que parecía un sobre normal con mi nombre delicadamente manuscrito en el anverso. Lo abrí. Había dinero y una nota escueta: “¡Ya estás preparado. Sal ahí fuera!”. Me estremecí.

Un nuevo amanecer resurgía ante mí.

Lídia Castro Navàs